Todo depende de cómo se explique

‘Voy al vaivén’ vs. ‘Me adapto’

¿Qué significa ‘voy al vaivén’? Significa no tener control sobre mi comportamiento.

Yo yo sí doy pasos tomando decisiones. Y no tomo decisiones drásticas porque no son reales. La vida es un cambio constante.

¿Qué plantearse a la hora de llevar a cabo los objetivos planteados?

Hay 2 preguntas clave:

  • ¿Por qué me he planteado este objetivo?
  • ¿Qué consecuencias tiene conseguir este objetivo?

Lo sano es dar prioridad a mis propios objetivos. Aunque cuide y esté pendiente de los demás, mis objetivos son mi prioridad (y no los objetivos o la vida de los demás). Cada vez resuelvo antes la duda entre hacer lo que quiero o lo que creo que necesitan los demás.

Incido en ‘lo que creo que necesitan’ porque muchas veces la gente no necesita nada, simplemente se dejan llevar por mis atenciones o mis decisiones. Y lo cierto es que, para poder cuidar a los demás, antes me debo cuidar yo misma.

¿Qué pasa con ‘aumentar’ ese objetivo que me había planteado?

Para aumentar, primero hay que afianzar.

Es decir: si me he planteado levantarme a las 7:00 de la mañana durante esta semana, terminar la semana pensando que debería levantarme a las 6:00 supone que me siento peor porque ni siquiera he conseguido levantarme a las 7.

¿Qué hacer para aumentarlo?

Las preguntas clave para aumentar un objetivo son:

  • ¿Qué tal este objetivo?
  • ¿Qué consecuencias ha tenido?
  • ¿Merece la pena?

La idea recurrente de ‘debería hacer más’.

Lo importante es la veracidad que le doy a esa idea.

Puedo entender que aparece. Aparece como una ‘vuelta de tuerca’ para aumentar mi productividad.

Sin embargo, esa autoexigencia es antiproductiva para mí y, sobre todo, en circunstancia oposición.

Lo importante es reajustar los objetivos semanales y adaptarme a la realidad.

Cuando aparezca el pensamiento ‘debería hacer más’:

  1. Entiendo que aparezca, lo acepto como parte de mi forma de ser.
  2. No le doy crédito y sigo mi camino confiando en el proceso.

El objetivo realista

Es importante, sano y amable estar en el objetivo realista.

Por ejemplo: hacer menos temas a la semana porque la realidad es que no tengo 8 horas al día para estudiar y plantearme 1 tema al día está fuera de mi alcance.

Cuando me he marcado 4 temas a la semana, no lo he conseguido. Me he frustrado y me he parecido una persona que no cumplía sus objetivos.

Lo cierto es que con los objetivos diarios es más probable que realice acciones encaminadas a Ganar Mi Plaza. Sin embargo, estos objetivos deben ser un refuerzo: siendo ajustados y realistas.

¿Dos días el mismo tema? Pues claro. ¿Me parece muy flojo? La realidad es que haciendo esta rutina, no terminaba el esquema y luego, a la hora de repasar, necesitaba volver al punto anterior.

¿Qué pasa con los repasos?

Me asustan y me paralizan porque me enfrento al hecho de no saber.

Y es que esto es ensayo y error. Es el mismo proceso que con todo. ‘Trust the journey’.

Además, cuanto más evite repasar, más malestar voy a tener.

Esta semana me obsesiono con aprender a repasar.

Enseñanzas de Opo_Campus