Graffiti Art

Siempre he pensado que a algunos artistas del graffiti art deberían hacerles un homenaje por haber alegrado y embellecido las calles de la ciudad. ¡O, al menos, regalarles unos botes nuevos!

Ayer, mientras cenaba en la mejor pizzería del barrio, escuchaba la opinión de un chica que hablaba sobre cómo, en su pueblo, los 10 jardineros que ahora mismo trabajaban allí debían de especializarse en determinadas facetas de limpieza y orden de la vía pública. Una de los ejemplos que puso fue “Aprender a limpiar los graffitis”. Puede que haya muchas cosas feas graffiteadas por ahí pero me gusta pensar que hay muchas más que merece la pena observarlas.

Esta caseta del parque tiene mejor pinta cuando alguien se curra un trabajo bonito. No siempre ha de tener un big significado.

Hoy lo primero que he visto al sumergirme en internet es el vídeo que os compARTo. El artista que he descubierto se llama Conor Harrington. Tiene un estilo personalísimo, en vimeo podéis encontrar otro vídeo sobre su graffiti art esta vez en Tel Aviv. Además, editor (también es el cámara) me ha gustado muchísimo: Andrew Telling (parece que su arte hiciera honor a su nombre). Planos muy agudos y eficientes y un ritmo muy interesante.

 

[vimeo]http://vimeo.com/36683526[/vimeo]

Sería mucho más útil aceptar que las paredes están mejor de colores.

¿Qué opináis? ¿Perdería el regusto a prohibido que debe tener para los que pintan? ¿Habría tantos trabajos en cada esquina que ya no sería tan interesante?