Día 5. La tecnología mola

Mola poder hablar con las personas que amas (en el más amplio y bonito sentido de la palabra), mola poder enviarles un sencillo mensaje tan solo para decirles《ey, me acuerdo de ti, hola》.

Mola poder trabajar de casa. Mola ayudar a la comunidad universitaria a seguir investigando, estudiando o, simplemente, sabiendo que hay alguien al otro lado. Que la biblioteca sigue en marcha.

Mola poder escribir estas líneas que luego me harán recordar. Lo bueno y lo malo.

Hoy, además, escribo desde el móvil. Más incómodo y más rápido. Porque hoy quiero quedarme quietita sin sentarme al escritorio para así empezar mañana la semana con toda la fuerza.

¡Cuántas cosas por hacer! ¡Cuánto por aprender! ¡Qué de tiempo para aprovechar!