Día 12. Objetivos conseguidos

El Día 3 me planteé 5 objetivos para hacer durante estas vacaciones (en casa, sí, y vacaciones al fin y al cabo).

¿Qué objetivos he conseguido?

  • ¡Terminé el curso de Identidad digital, posicionamiento y promoción de los profesionales de ciencias de la salud! Lo acabo de terminar y hasta he generado una credencial del curso. Terminarlo en el último momento también cuenta. A lo largo de mi vida, una de las mejores lecciones que he aprendido es que es mejor hacerlo, simple y llanamente, que pretender la perfección.
  • Arreglé el pomo de la puerta del armario de la entrada. La silicona caliente no funcionó. Sin embargo, investigué sobre cómo eliminar los restos de silicona y superglú (con acetona y rascando). Y lo dejé impoluto. Así que la bola de cristal que tenía que pegar la he dejado limpia y lista para otro proyecto (aún no sé cuál). El pomo ahora es diferente a su hermano. Sin embargo, al estar limpito y ser funcional (ya no hay miedo de que la bola se despegue) da un gusto…

2 de 5. Ese es el ratio. Y ni tan mal.

También he descansado, he hecho mucho yoga, he leído, hablado con mi gente por teléfono, Zoom o cualquiera de las posibilidades que afortunadamente tenemos a nuestro alcance. He cocinado nuevas recetas, me he emborrachado y he mantenido vivo el Reto fotográfico con las personas a las que les apetece hacer una fotito al día.

Y, sobre todo, he seguido escribiendo aquí una entrada al día.

¿Hubiera cambiado el ratio si hubiera revisado la lista más conscientemente? ¿Importa? ¿Quizás esos 2 objetivos eran los más importantes y por eso mi mente los ha buscado? ¿Ponerse muchos objetivos estimula o aturulla?

Lo que sí que tengo claro es que escribirlos y planificarlos es la mejor forma de conseguirlos. Y este es un concepto muy BuJo.