Día 1. El propósito

Escritorio con ordenador y cuaderno abiertos

Hoy es 1 de abril de 2020.

Llevo trabajando desde casa 4 semanas. Haciendo todo eso que muy pocas veces da tiempo a hacer. Y, a la vez, sintiendo que le faltan horas a mi día para conseguir todos los objetivos que me marco (laboral y personalmente).

Y quedan, al menos, 4 semanas más. No se sabe cuánto más. Habrá que darle un sentío.

Esta noche, mientras intentaba superar un dolor de ovarios fortísimo (hacía mucho que no vivía mi regla tan jevi), he leído desde Pinterest una entrada sobre alguien que escribía sobre 184 días seguidos. Me ha encantado el post y me ha removido mis ganas de escribir. Es el blog Hello Miss E.

Cada párrafo que iba leyendo, me entusiasmaba más. Cada rincón que descubría, me hacía pensar que yo tenía que reconstruir los míos. Así que me he levantado y lo primero que he hecho es escribir en mi Bullet Journal este propósito.

Y aquí estoy. Escribiendo. El Día 1 en el día 1.

Todo ha cuadrado tan bien que me he propuesto escribir una entrada cada día durante el tiempo que sigamos este Confitamiento.

Me he prometido algunas cosas:

  • Voy a escribir de lo que se me ocurra. Dejando bailar mis dedos sobre el teclado de este portátil, buscando hacer más que la perfección y disfrutando de este ratito.
  • La foto será la que haya hecho yo ese día. De lo que sea.
  • Voy a esperar al menos 1 semana a cambiar cualquier cosa. Porque me suele ocurrir que, cuando comienzo a escribir, me pongo a investigar nuevas plantillas, nuevos widgets, nuevos nombres, mejoras infinitas. Y yo ahora mismo lo que quiero es escribir.

Ánimo. Si estás leyendo esto y aún seguimos luchando contra el virus con corona, sigamos teniendo esperanza. Y, si estás leyendo esto y ya lo hemos conseguido, espero que hayamos aprendido, al menos, a amarnos mucho en el más amplio y precioso sentido de la palabra.

Una respuesta a “Día 1. El propósito”

  1. […] Y, sobre todo, he seguido escribiendo aquí una entrada al día. […]

Los comentarios están cerrados.