¿De qué van las rumiaciones?

Tienen una función:

No abordamos algo que para nosotros es importante.

Solución:

Siempre que aparezcan, preguntarme: ¿hay algo de lo que no me esté ocupando?

Porque las rumiaciones son pre-ocupaciones en vez de ocupaciones.

También están relacionadas con la necesidad de control.

Y, frente a esta necesidad, hay que trabajar la aceptación porque no vamos a entender todo lo que ocurre, ni a cada persona implicada.