Siguiendo el camino del(a) opositor(a)

Después de algunos meses siguiéndole en IG, he decidido comprar el libro de Emilio Cabrera: El camino del opositor

La verdad es que, desde que decidí prepararme de nuevo para ganar mi plaza, solo leo cosas que puedan ayudarme a ganarla mejor.

Suele pasarme también que leo, reescribo los consejos como si fueran directrices para mí misma y, como suelo apuntar estas cosas en libretas o en márgenes de temas, a veces me gustaría releerlo y me es muy tedioso.

Así que he decidido ir escribiendo por aquí mis apuntes de las lecturas que voy realizando mientras gano mi plaza.

Por supuesto, siempre desde el máximo respeto y animándote a ti que me lees a que compres ese libro o vayas al blog de referencia que te presento.

Opositar no es desaparecer

Hay 2 tipos de opositores: los que aprueban y los que abandonan.

E.C. El camino del opositor

Y entonces leí algo muy importante. El quid de la cuestión y lo que más me estaba quemando a mí: no hace falta desaparecer del mundo, hace falta centrarse, tener un horario y disfrutar mucho de los descansos.

Estás justo donde querías estar, no lo olvides. No, no estás en pausa, avanzas, no es una parálisis, es un paréntesis. Depende de ti llegar a donde querías llegar. Y si no quieres ahogarte en el intento, sal a respirar, haz cosas que te llenen, rodéate de personas que te merezcan el tiempo y aprende a decir no a quienes antes ponías excusas.