El poder del juego

baloncesto mujeres

El viernes pasado (me refiero al 2 de junio de 2015) estuve con estas cracks (porque, además de altas, juegan que se te va la olla) en Meco junto con chavalillas presas que se emocionaron con nuestra visita.
Éramos ‘las de fuera’ y desde la grada se escuchaba la risa y los gritos que provocan los nervios de una actividad diferente, de ver a gente nueva que entra por su propio pie en el trullo.
A veces una se equivoca y cae dentro. A veces las cosas están dispuestas para que una caiga dentro sin piedad. No debe de ser fácil, según en qué circunstancia, huir de las garras de la supuesta justicia (muchas veces tan injusta para unos cuantos). Hay quien dice que viven muy bien. Y yo me pregunto si alguna vez han oído cerrarse la verja detrás, con ese golpe seco que sabe a hiel.
Vivamos sintiendo y defendiendo nuestra libertad. Vivamos cada segundo. Vivamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *