Hacer las paces con tu miedo

Creo que no hay nada mejor para hacer en un viaje que las paces con tu miedo.

O, quizás, todos los viajes sean un poquito eso mismo.