Cubrir eventos en directo con Twitter

Me gustaría hacer aquí una recopilación de las claves para llegar a buen puerto en una cober en directo. Las recolecté primero investigando a través de Tito Google y después agrupando todas las que me sirvieron y algunas que no me contaron.

Antes del evento

  1. Lo primero que hay que hacer es conocer los datos principales del evento: ¿cómo se llaman los ponentes? ¿cuánto va a durar?, ¿en qué va a consistir?, ¿cuál va a ser la estructura que se seguirá?, ¿va a haber alguna actuación sorpresa?. Sabiendo bien todo lo anterior, podrás preparar algunos puntos básicos de los que hablarás (nombres, lugares, fechas…)
  2. Buscar los nombres de los ponentes en la Red para conseguir su Twitter y poder entablar relación con ellos o, al menos, una cuenta que les represente. En mi caso, el entrevistador no tenía Twitter pero sí trabajaba en un sitio que tenía cuenta. Así que, en estas situaciones, lo importante es conocer el nombre completo y saber escribirlo correctamente.
  3. Hay que decidir si se lleva el portátil o simplemente el móvil. Ambos deberán estar con batería a tope por si no hubiera enchufe cerca. Y, aunque haya posibilidad de Wifi, sería fenomenal siempre llevar un pincho con internet y el teléfono con 3G bien preparado. Yo llevé un portátil y el móvil para ir subiendo las fotos y los vídeos que hacía.
  4. Determinar el hashtag que llevarán todos los tuits para que se cree una comunidad alrededor y para que luego puedas encontrar fácilmente todo lo que se habló del evento y seguirlo. Me gusta mucho cómo lo explica Antonio Sañudo en su artículo sobre la cobertura de eventos y su concepto de ‘tirar las paredes de la sala para que se convierta en un evento global’. También es muy bueno comenzar a anunciar con días de antelación el evento introduciendo ya el hashtag.
  5. Si te es posible, ponte en contacto con los organizadores para que te consigan un pase de prensa o alguna acreditación para que todo te sea más fácil: el lugar donde instalar tu base de operaciones (con enchufes para recargar tus baterías), la contraseña del wifi de la sala o que no te salten en el turno de preguntas. Sí, me saltaron, no pude preguntar ni por mí ni por mi tuitero favorito pero… ¡la próxima vez no me pasa!

Durante el evento

  1. Lo mejor es llegar prontito y con una gran sonrisa para que los técnicos no te miren mal y a ti no te entren los agobios. Así tendrás tiempo para preparar tu espacio físico y virtual.
  2. Acuérdate de los cuentos de siempre: principio, desarrollo y final. Si fueras tú el que está leyendo desde el Twitter, te resultaría genial ver la entrada y el espacio donde se desarrolla el evento y algunas curiosidades que puedas encontrar gracias a tu ojo avizor 😉 Yo tuve la ocurrencia de hacer una fotito a la cola de la entrada y luego grabar los aplausos (conseguí un buen cierre de evento inesperado). Jordi Pérez nos habla de ‘comenzar con una frase introductoria’.
  3. No hay que escribirlo todo. Puede que, cuando estés allí, quieras ponerlo todo en tu pantalla. Si pretendes hacer eso, habrá algunos tuits que escribas que no se entiendan. Lo mejor será escuchar bien y seguir tu instinto para saber qué es lo más importante.
  4. Procura hacer tuits de 100 caracteres como máximo para facilitar los retuits. Eso lo he leído un montón de veces. Aunque tampoco hay que ser exhaustivo en esto de los caracteres. Lo mejor es preguntar y escribir sobre aquello que pueda generar debate, luego la gente se encarga de su propio retuiteo.
  5. Hay que ir revisando los replies y menciones para contestar, retuitear y poder estar al tanto de si te preguntan algo, por ejemplo. En la Red se habla de que, para algunos eventos, lo mejor es que haya una persona tuiteando y otra pendiente de las menciones y contestando. Pero eso depende del nivel de tu cuenta. A mí me fue muy bien escribir desde la plataforma de Twitter y seguir los RT, Replies y Hashtag desde Tweetdeck.

Después del evento

  1. Finalizar con unos agradecimientos a todos los que te han seguido durante el evento y han participado en él de alguna manera creo que es el mejor broche para cualquier acontecimiento que se precie.
  2. Sigue el hashtag para contestar los posibles replies y menciones que se den después de que eches tu cierre.
  3. Cuando llegues a casa, escribe todo lo que te haya fallado para que te sirva de aprendizaje y no te vuelva a pasar.
  4. Relee los tuits que hayas escrito tú para darte cuenta de qué pie cojea tu verborrea y poder darle mejor a las teclas la próxima vez.
  5. Si se menciona el evento en otros medios, publica y comparte con el mismo hashtag todas las noticias. Será una forma de entablar relación y de completar la información que hayas aportado tú.

Ser novata y no morir en el intento es lo que te hace tener experiencia la próxima vez que haces algo.
La semana pasada tuve la gran suerte de encargarme de la cobertura en directo de una entrevista en un auditorio en Madrid. Lo máximo que yo había hecho hasta ahora era tuitear nuestras clases en Concepto 05 (algunos ‘@marcosGpineiro dixit’ nos hicieron reír mucho) así que fui allí con unos cuantos nervios encima. Aún puedo sentir el temblequeo de mis dedos sobre el teclado escribiendo mi primer tuit. Fue genial.

¿Me ha faltado alguna clave? ¿No estás de acuerdo con algún punto? ¿Te animas a ampliar la lista?

Lee el artículo original en el blog de Concepto 05

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *