Fotografíame

Jesús Hernández: ‘Fotografía de calle, luz acústica que se comparte’

 

Hace unos años y gracias a Macu descubrí un blog con unas fotografías impresionantes que me dejaban observar algunas imágenes sobre aquel mundo que me queda tan lejos pero tan cerca gracias a la Gran Red. El fotógrafo era Jesús Hernández.

Quiero mostraros primero una selección de su trabajo que él mismo me pasó.

La serie Donde caen los sueños la va construyendo con los años y tiene un barniz de poesía que no deja indiferente:

[imagebrowser id=9]

 

Tribus-Etnias es la serie más potente y la que me llamó la atención cuando observé por primera vez su trabajo:

[imagebrowser id=7]

 

Y aquí podéis leer la entrevista digital que he tenido el privilegio de hacer a este gran fotógrafo:

Paula Siguero: ¿A qué edad empezaste a interesarte por la fotografía?
Jesús Hernández: A los 25 (hoy tengo 31), aunque  más bien creo que fue ella quien se interesó en mi.
PS: ¿Tenías una cámara o te picó el gusanillo y luego fuiste a por la ‘caja mágica’?
JH: Esa fue la primera pregunta que me arrojó la jefa de recursos humanos del diario donde empecé. ¿Qué cámara usas? No tengo. ¿Qué experiencia tienes como reportero gráfico? Ninguna. No tenía cámara, y sabía realmente poco de la fotografía.  A esas alturas me gustaba escribir y creía que mi vida caminaría así, narrando lo que sucede con palabras y no con luz. Fue un amigo quien vio un fotógrafo en mí y, a costa de todo,  me acomodó a trabajar en ese diario (para que veas cómo funciona México). Él  me enseñó cómo se prende una cámara fotográfica y cómo la manera de ver el mundo cambia al acercarse a la ventanilla. Allí empezó la aventura.
PS: ¿Siempre vas con el equipo encima o preparas tus salidas?
JH: Me gusta la calle y las escenas que ahí suceden de improvisto, así que por lo regular procuro llevar mi cámara en la mochila. Hay otras veces que sólo necesito caminar y disfrutar del panorama, sin hacer click. Creo que de ambas maneras se hace fotografía.
PS: ¿Quedas con la gente a la que retratas o son tomas improvisadas?
JH: Los retratos me gusta resolverlos con lo que hay en el instante, con la ropa que llevan, con la luz que hay, con el escenario que hay. Eso para mí tiene su encanto y lo disfruto, aunque no descarto algún día poder hacer lo otro.
PS: ¿Qué equipo utilizas?
JH: Una Canon 7d, un lente canon 17-40mm y algo de suerte.
PS: ¿Te gusta retocar mucho luego en el ordenador?
JH: Creo que la fotografía digital es demasiado plana, como que le falta volumen, brillo, no sé, algo. Entonces  sí le muevo un poco al contraste, los niveles y la máscara de enfoque. Además tengo un gusto especial por el blanco y negro, eso me obliga a usar una computadora.
PS: ¿Cómo describirías tu trabajo? Una frase cortita, si quieres.
JH: Fotografía de calle, luz acústica que se comparte.
PS: ¿Expones? ¿Dónde?
JH: Ahora no tengo fotos colgadas en algún lugar.
PS: ¿Trabajas para alguna editorial en concreto o vas por libre?
JH: Por circunstancias de la vida y la necesidad de unos billetes en la cartera, trabajo de fotógrafo para el ayuntamiento de  la ciudad donde vivo. Un trabajo no tan divertido, pero alguien lo tiene que hacer.  Además de eso, colaboro para  la agencia Getty Images Latin América (México).
PS: ¿A dónde te gustaría llegar? (esta es la chunga 😉
JH: Tienes razón Paula, esta es la chunga, y  además la pregunta  cabrona, diríamos en México. Pues, para mí la fotografía es un medio para compartir lo que ves y sientes. Es tan noble que da para vivir historias  y contarlas, para ganar algo de dinero y comprarte zapatos, comida y un boleto de autobús.  Pero en el fondo mi búsqueda es interior. Una fotografía describe un suceso exterior, pero también habla de qué hay en los ojos de quien la tomo. Habla de rupturas y encuentros, de caminos y anhelos, de rabia y ternura. Y es a ese lugar donde quiero llegar, al encuentro con lo que soy.
PS: ¿Crees que retratando la realidad que te rodea puedes cambiar ciertas circunstancias?
JH: No creo que puedas cambiar el mundo. Hay canciones bellísimas y no lo han hecho, discursos llenos de conciencia y no lo han hecho. Obras, acciones, personajes ejemplares y no han podido. Lo que sí puedes cambiar  es la perspectiva de alguien, puedes darle argumentos para descifrar la realidad de otra manera, puedes provocarlo y juntos hacer que algo se mueva.
PS: Siempre es interesante poder escuchar la música que pasa por la cabeza de alguien mientras trabaja. ¿Me dirías un grupo de música o un tema que te guste mucho?
JH: Irremediablemente un blues mexicano, este que ahora escucho mientras te escribo. Al rojo de tarde, de Real de Catorce, sin duda mi banda favorita.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=l7Aq_Mw6fTw[/youtube]

 

Filóloga revolviendo la Comunicación 2.0. El optimismo digital y el analógico son mi mejor opción, siempre.

7 Comments

  • jesús

    muchas gracias a todos por los comentarios, de verdad…y gracias paula, por crear este bello puente…siempre es emotivo que las imágenes hagan eco en los otros… desde chiapas, un abrazo…

  • Natalia

    ¡Guau! Me gustan mucho las fotografías: sinceras, de la calle y directas a los sentidos (no sé si sólo al oído, aunque están llenas de ese soul que escucha…).
    Me gusta la visión que ofrecen, acompañado de un buen trabajo de iluminación a posteriori.
    Y me parece que la elección del título ‘Donde caen los sueños’ para englobar esa serie de fotografías es, sencillamente, magistral (soy de las que piensan que un buen título lo cambia todo).
    ¡Gracias por el descubrimiento del fotógrafo! Por sus fotos y su entrevista.

    Estoy deseando cerrar la biblioteca para escuchar ese blues mexicano 🙂

    • Paula

      Yo también, como tú, pienso que el título puede cambiar totalmente una imagen.

      ¡Gracias a ti por tus palabras, Nat!

  • Manu

    Fotos que llaman la atención parece que motivan para preguntar al autor, y va Paula y lo hace. Bien!!
    Buenas fotos, buena entrevista, buen rollo para todo el mundo.